jueves, 13 de diciembre de 2007

La adicción y la búsqueda de la totalidad

Todas las adicciones surgen de una negativa inconsciente a encarar y traspasar el propio dolor. Todas las adicciones empiezan con dolor y terminan con dolor. Cualquiera que sea la sustancia que origine la adicción - alcohol, comida, drogas legales o ilegales, o una persona -, estás usando algo o a alguien para encubrir tu dolor. Por eso hay tanto dolor e infelicidad en las relaciones en cuanto pasa la primera euforia. Ls relaciones mismas no son la causa del dolor y de la infelicidad, sino que sacan a la superficie el dolor y la infelicidad que ya están en ti. Todas las adicciones lo hacen. Llega un momento en que la adicción deja de funcionar y sientes el dolor con más intensidad que nunca.
De las relaciones adictivas a las relaciones iluminadas
¿Podemos convertir una reacción adictiva en una relación iluminada?
Si. Estando presente e intensificando progresivamente tu presencia mediante la atención al ahora. Tanto si vives solo como si vives en pareja, ésta es la clave. Si quieres que florezca el amor, la luz de tu presencia debe ser lo suficientemente intensa como para no verte arrollado por el pensador o por el cuerpo-dolor, confundiéndolos con quien eres. Conocerse como el Ser que está debajo del pensador, la quietud que está debajo del ruido mental, el amor y la alegría por debajo del dolor, eso es libertad, salvación, iluminación.

2 comentarios:

GABRIELA......... dijo...

HOLA PASE A SALUDAR TE DEJO UN BESO VUELVO

Sunlight dijo...

Hola, gracias por tus saludos, ya sabes...aquí está el blog...para cuando quieras pasar y visitarlo...