domingo, 2 de diciembre de 2007

LA VACUIDAD

Para reconocer de modo genuino la naturaleza de la mente, tenemos que descubrir la presencia natrual de nuestra mente, que es la claridad. También tenemos que ver por nosotros mismos que esta claridad es en esencia vacía. Esta claridad y su vacuidad esencial son inseparables; son indivisiblemente una. Esto también es lo que se conoce como la Inseparabilidad del Samsara y del Nirvana y es la indivisibilidad de todas las dualidades aparentes. Cuando la sabiduría primordial es verdaderamente reconocida, todos los fenómenos se experimentan como iguales, todo es lo mismo. No hay samsara ni nirvana, no hay nada que abandonar ni nada que alcanzar.
Las cosas aparecen, pero cuando las examinas en la meditación, descubres que están vacías de toda existencia inherente. También podemos hablar de la unidad del sonido y la vacuidad, o la vacuidad "audible". Si examinamos todo lo que oímos, descubrimos que está vacío. En esta caso, la vacuidad se descubre y establece a través de oír sonidos, que no están inherentemente presentes por sí mismos.
Las enseñanzas tántricas budistas hablan a menudo de la unión del gozo y la vacuidad. Cualquier placer, gozo o felicidad que puedas experimentar, si examinas su naturaleza, verás que también está vacío. (Allí tengo que decir, que yo personalmente, cuando MÁS fuerte siento esta verdad, a parte que la pueda sentir en la meditación, es cuando estoy bailando A GUSTO con música TRANCE (lema: in Trance you trust...por algo será) allí siento que la música no sale de los altavoces, sino que está dentro de mí, que tengo telepatía con toda la gente, empatía y que el otro siente lo mismo que yo y que entre el otro no hay diferencia, no hay nada, flotamos en el espacio, en la VACUIDAD). Haz cliq aquí para ver vídeo. Cuando experimento lo anteriormente descrito es, sobre todo, en esta situación. Sé que la realidad ES así, pero nuestra mente contaminada y las distracciones nos impiden percibir la realidad así. Eso es como salir del MATRIX.....
Descubres que la experiencia gozosa y la vacuidad son indivisiblemente una. Finalmente, la unidad de la consciencia y la vacuidad indica que la consciencia no tiene una existencia tangible. Aunque no hay modo de poder señalarla con precisión, tampoco hay una ausencia nihilista, ya que se es conocedor de algo. Explorando el significado de estos importantes términos, llegaremos a saber por nosotros mismos que todos los fenómenos son inseparables de la vacuidad.